Mitos y Leyendas

Inicio/Historia/Mitos y Leyendas
Mitos y Leyendas 2017-03-31T11:58:49+00:00

EL POZO DE ORO

Versión de Don Juan Recabal Jeldres, habitante de la Comuna de Pelluhue

Su madre contaba, que un torito con cachos de oro siempre se bañaba en el pozo del fondo de la quebrada. Es un lugar hermoso lleno de matorrales y flores silvestres. El agua viene de una cascada y corre por las piedras desde unos 30 metros de altura. El torito se lanza desde arriba y al caer se ilumina la montaña.

La presencia del animalito en el pozo, hacía que abundara la parición de vacunos en la zona, por lo que era muy codiciado y fueron muchos los que trataron infructuosamente de lacearlo, para tenerlo como amuleto de la suerte en su terruño. Vano intento, se decía que una noche los brujos se lo llevaron al río Santa Ana, camino a Constitución, donde también fue codiciado por los ambiciosos campesinos que querían aumentar su manada de animales gracias a los poderes del toro, por lo que de nuevo los malignos se lo llevaron más lejos. Esta vez el torito reapareció en un fundo de Caliboro por la ruta de los Conquistadores.

Se cuenta que el hacendado triplicó las pariciones de las vacas y se enriqueció con rapidez provocando la envidia de sus vecinos quienes también lucharon por reducir al torito con una laceada para disfrutar de sus poderes. Un día un campesino logró arrancarle un cacho y cuando corrió a cogerlo cegado por el brillo y pensando en el oro del que sería dueño, el cacho se volvió piedra.

A contar de entonces el torito desapareció. Después de algún tiempo un arriero, que venía de la Patagonia, contó que envuelto en una nube los brujos llevaron al torito a territorio Argentino, donde ha vivido para siempre. Por eso dijeron a los campesinos de Caliboro; que en ese país abunda carne.

PORTAL DE LAS CONEJAS (PELLUHUE)

Versión de Sra. Eva Vásquez Peñailillo

Existe un camino transversal que cruza La Carretera del mar y va desde El Mariscadero hacia la montaña. A poco más de un kilómetro de esta vía llamada Las Conejas nos encontramos con Las Tres Esquinas. A la izquierda se direcciona a Pueblo Hundido y a la derecha al antiguo camino que regresa a Pelluhue. Allí el paisaje sobrecoge por su vegetación y colorido, y la presencia de aves y animales.

La tradición oral denomina el Portal al vértice de estas tres esquinas camineras. En ese lugar, según cuentan los lugareños, hay ocasiones en que el caminante pierde la memoria y sufre un traslado físico a otro lugar sin darse cuenta.

Los Faluchos

Durante los años en que la actividad portuaria chilena tuvo su mayor auge, Constitución y Curanipe tuvieron un papel protagónico en el desenvolvimiento de esta actividad, puesto que contaban con astilleros para la construcción de embarcaciones menores encargadas de transportar la mercadería de los barcos hacia el puerto y viceversa; estas embarcaciones eran los faluchos, los cuales cumplieron un papel fundamental antes de que se estableciera la mecanización de los puertos.

La construcción de estas embarcaciones era hecha de manera artesanal, con madera de roble maulino que los mismos trabajadores de los astilleros sacaban de los cerros. A pesar de ser un trabajo estrictamente manual, este alcanzó un alto grado de especialización mediante el uso de plantillas de cada pieza, permitiendo una reproducción exacta del prototipo.

Los faluchos medían alrededor de 18 metros de largo por 8 de ancho y tres o cuatro de alto y su construcción tardaba alrededor de tres meses.

LA NOVIA DEL PERPILÉN (CARDONAL)

Versión de la Sra. María Vega de la localidad de Cardonal.

Hace años, la gente que vivía en los cerros o cercanas a las playas al sur de la comuna de Pelluhue para comprar sus faltas o hacer un trámite en el pueblo tenía que viajar en carreta, a caballo o simplemente caminar y muchas veces atravesar los ríos.

Las casitas estaban diseminadas, distantes a kilómetros una de otra. Los vecinos se comunicaban durante las novenas, los bautizos, velorios, casamientos o en los mingacos de las faenas agrícolas.

En una de estas oportunidades se conocieron y enamoraron dos jóvenes de la comarca. El era de Canelillo y ella de Cardonal. Cuando decidieron casarse, la madre de la novia; que era una muchacha hermosa, rubia de ojos azules se opuso tenazmente a este enlace. Como la hija insistiera recibió la maldición de su progenitora. El día que subió en el caballo que le ofreció su novio para ir al Registro Civil; la Sra. llorando le dijo:

-“Con tu porfía te irás pero te juro, que jamás volverás”

La pareja contrajo matrimonio en Curanipe. Luego de la ceremonia, junto a los acompañantes celebraron con una paila marina y unas cuantas botellas de vino en un Restaurante. Muy contentos y cuando ya atardecía, los novios y la comitiva al lento paso de sus caballos y tomando los senderos cercanos a la playa iniciaron su regreso. El sol ya se escondía en el océano cuando llegaron a orillas del río Chovellén. La boca estaba cerrada, había aumentado el caudal y debían buscar un vaho donde fuera más fácil atravesar. Cuando las cabalgaduras alcanzaban la otra orilla y miran hacia atrás buscando los novios, ven con sorpresa que se hundían en las profundidades del río frente a la roca del Perpilén.

Se había cumplido la maldición. Desde entonces dicen, que en los veranos, a la hora del crepúsculo la hermosa novia reaparece, sentada en esta roca, espera que las sombras cubran totalmente el paisaje y envuelta en un fugaz resplandor se pierde en las aguas.

LOS GIGANTES ALOES (PELLUHUE)

Versión de Evita Vásquez Peñailillo.

Se caracteriza por ser amplio y poco profundo, apto para la natación y pesca deportiva,  Es un lugar con tranquilidad y belleza absoluta. Ubicado tan solo 5 kilómetros al sur de Curanipe. Acá podrán disfrutar de diversos deportes acuáticos y terrestres, mientras disfrutan de un maravilloso paisaje.

LOS CONTRA BRUJOS (RECOPILACIÓN DE ALEJANDRO MEDEL)

Para contrarrestar los efectos de los brujos, existen muchas recetas, “contra”, que van desde exclusivas ceremonias u oraciones hasta otros infalibles rituales y elementos que no requieren de mucha diligencia ni intensa búsqueda para detectar en la zona, no solamente en el sector rural sino que también en casas de cultas familias urbanas que con disimulo, claro, han instalado o mantienen elementos anti – brujos. He aquí algunos:

La Ruda. La existencia de esta planta, nos acotó no hace mucho una dama cauquenina, ¿no han visto en los jardines de connotadas familias? No se atreven a reconocerlo, pero es un antiguo “contra” los efectos o acciones de los brujos.

La Calavera. Si es de caballo muy efectiva y mucho mejor de potro. Los brujos jamás podrían llegar a las moradas donde se instala este “adorno”, habitualmente en los portones de los patios de las casas patronales, además de las modestas viviendas en los campos de las tres comunas de la provincia de Cauquenes.

Mi abuela, nos confidenció una profesora, cuando escuchábamos el tue-tué, nos decía: “No se preocupen que el “potro” lo ataja”.

La Cruz de Palqui. Tiene que ir atada con hilo de lana de color rojo. Colocada en la parte interior de las puertas de las habitaciones, no hay brujo que pueda llegar hasta donde los moradores…

Son tantos y tantos los “contra” para anular la acción de los brujos que se podrían completar varias páginas de estas recopilaciones.

Después de todo y como epílogo, afirmemos que personalmente no creemos en los brujos, pero por si acaso: “Martes hoy, martes mañana, martes toda la semana”.

¿Usted tampoco cree en los brujos, caray? Cuidado, porque de haberlos, claro que los hay.

Como recomendación final, sobre todo si visita las hermosas playas y parajes del litoral de Cauquenes, le recomendamos que siempre su ropa interior la lleve puesta al revés, para que en este tema de los brujos “no le entren balas”. Aunque le hacemos la reiterada salvedad, que “nuestros brujos” son de los buenos y no de los otros.

Confianza, mucha confianza entonces, cuando visite Loando, Chanco, Pelluhue o Curanipe: No le van a hacer ni chus ni mus. Al contrario, le van a dar protección durante los 12 meses del año.

Si viene una vez, vuelva cuantas veces pueda pues, a visitar estos atrayentes rincones provinciales… Para actualizar la amistad y los “poderes” de los brujos de Chovellén… amigos y no enemigos.